Asesoramiento legal online sobre tu caso

Legalizar tu residencia en España como empleada doméstica

Legalizar la residencia en España como empleada de hogar

Legalizar la residencia en España como empleada de hogar es lo más frecuente, sobre todo por la dificultad que supone encontrar una oferta de empleo de una empresa y que esté dispuesta a hacer el trámite.

Es más habitual que un extranjero empiece trabajando como empleado/a en una casa y con el tiempo, los empleadores colaboren con el trámite de obtención de la autorización de residencia y trabajo.

Normalmente se habla de empleadas de hogar, pero se incluye entre los trabajadores domésticos todos aquellos que realizan otras tareas diferentes a la de limpiar o cocinar: jardineros, conductores… así que no sólo las mujeres regularizan su situación en España de esta manera sino que es habitual que los hombres también lo hagan con un contrato de empleado doméstico.

 

La ley de aplicación lo deja bien claro.

“Artículo 1 Objeto y ámbito de aplicación (RD 1620/2011)

  1. Este real decreto tiene por objeto regular la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar de acuerdo con el artículo 2.1.b) de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, Texto Refundido aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo.
  2. Se considera relación laboral especial del servicio del hogar familiar la que conciertan el titular del mismo, como empleador, y el empleado que, dependientemente y por cuenta de aquél, presta servicios retribuidos en el ámbito del hogar familiar.
  3. A los efectos de esta relación laboral especial, se considerará empleador al titular del hogar familiar, ya lo sea efectivamente o como simple titular del domicilio o lugar de residencia en el que se presten los servicios domésticos. Cuando esta prestación de servicios se realice para dos o más personas que, sin constituir una familia ni una persona jurídica, convivan en la misma vivienda, asumirá la condición de titular del hogar familiar la persona que ostente la titularidad de la vivienda que habite o aquella que asuma la representación de tales personas, que podrá recaer de forma sucesiva en cada una de ellas.
  4. El objeto de esta relación laboral especial son los servicios o actividades prestados para el hogar familiar, pudiendo revestir cualquiera de las modalidades de las tareas domésticas, así como la dirección o cuidado del hogar en su conjunto o de algunas de sus partes, el cuidado o atención de los miembros de la familia o de las personas que forman parte del ámbito doméstico o familiar, y otros trabajos que se desarrollen formando parte del conjunto de tareas domésticas, tales como los de guardería, jardinería, conducción de vehículos y otros análogos.”.

 

 

Dicho esto, si una persona lleva en España 3 años sin más documentación que su pasaporte, contar con una oferta de trabajo doméstico va a ser la mejor opción para poder legalizar su situación en España.

Este trámite es el de obtención de residencia legal por arraigo social.

Es un trámite que se hace en varias fases.

Primero es necesario contar con un informe emitido por el ayuntamiento del lugar en el que resida. Entre otros requisitos, se va a exigir que cuente con un contrato de trabajo de 40 horas semanales y duración indefinida.

 

Muchas personas no entienden cómo es posible que se les exija un contrato de trabajo si no tienen papeles. Pues bien, lo que sucede es que cuando se pide un contrato de trabajo, en realidad, lo que se está pidiendo que se aporte es un Precontrato de trabajo. Es un contrato que sólo entrará en vigor en el caso de que finalmente la administración resuelva favorablemente la solicitud y conceda por tanto la autorización de residencia y trabajo por un año.

 

En segundo lugar, habrá que presentar toda la documentación y pruebas que demuestren la permanencia en España durante el plazo exigido por la ley. Es importante resaltar que ese plazo es de 3 años y este plazo de residencia continuada en España debe ser inmediatamente anterior a la solicitud de residencia legal.

Esto quiere decir que si una persona vino a España ilegalmente, estuvo 10 años y se fue a su país 2 años y luego vuelve, no va a poder solicitar la residencia por haber estado los 10 años aquí sino una vez que hayan transcurrido 3 años de residencia ilegal en España ininterrumpidos anteriores a la solicitud de residencia.

En tercer lugar, una vez concedida la autorización de residencia y trabajo por circunstancias excepcionales de arraigo hay que dar de alta al trabajador en la Seguridad Social ya que esto es condición indispensable para la entrada en vigor de dicha autorización.

 

La cotización en la seguridad social implica el pago de una cuota mensual por parte del trabajador y del empleador que dependerá de la base de cotización aplicable.

 

Como conclusión, si quieres legalizar la residencia en España como empleada de hogar, vas a necesitar como especialidad, el alta de la persona que va a contratarte como empleador en la seguridad Social, un precontrato de trabajo que cumpla con los requisitos legales para empleadas domésticas, el alta posterior en la seguridad social y que tu empleador abone mensualmente la cuota a la seguridad social.

Debes también tener en cuenta que entre la documentación que deberás presentar debes incluir un certificado de antecedentes penales de tu país de origen.

Este es un trámite que pocas gestorías ofrecen en España así que será una ventaja poderlo tramitar a la vez que la autorización de residencia y trabajo con el mismo abogado.

Por esto, si quieres ayuda con este trámite, te ofrezco la posibilidad de contactar conmigo a través de este formulario.

Mi despacho está en Madrid pero trabajo online atendiendo solicitudes de toda España.

[contact-form-7 404 "Not Found"]