La Audiencia Nacional concede nacionalidades denegadas por el Ministerio de Justicia

Cuando el Ministerio de Justicia, a través de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN), deniega la nacionalidad española lo hace aplicando criterios que muchas veces no ampara o comparte la Audiencia Nacional.

Por esto, ante una denegación administrativa (ya sea de nacionalidad o de cualquier otra solicitud) no hay que desesperarse porque es perfectamente posible anular judicialmente esa resolución.

Es una posibilidad interesante en muchos casos porque hay veces que el Ministerio tarda 4 años en resolver un expediente y además, después de esa espera, la resolución es desestimatoria.

En ese momento, las opciones son dos: volver a solicitar la nacionalidad y esperar indefinidamente hasta que la DGRN resuelva el nuevo expediente o hacer un recurso Contencioso-Administrativo ante la Audiencia Nacional, que suele tardar 1 año, aproximadamente.

Como no se suele explicar este asunto de los recursos ante la Audiencia Nacional, voy a poner un ejemplo real de la concesión de nacionalidad por la Audiencia Nacional cuando el Ministerio de Justicia se la había denegado.

El caso es el siguiente:

Un ciudadano de nacionalidad marroquí, solicitó la nacionalidad por residencia después de cumplir con los 10 años de residencia legal previa en España. El problema fue que en su expediente, constaba el informe del Registro Civil que le hizo la entrevista sobre integración que le favorecía nada….y de hecho, por causa de ese informe le fue denegada la nacionalidad.

(Ahora, con la reforma del procedimiento de solicitud de nacionalidad española esto no será un problema porque no habrá que pasar por entrevistas personales sino que han sido sustituidas por el examen tipo test del Instituto Cervantes)

El informe decía cosas sobre el solicitante como:

“entiende con dificultad y habla mal la lengua castellana” (SIC) “desconoce en lo más básico todo lo referente al sistema de gobierno, autoridades, poderes del Estado, división territorial, costumbres, fiestas, comidas, etc…., todo ello pese a manifestar que lleva residiendo en España desde hace diez años y medio” (SIC)

( “ SIC” son las siglas que se ponen cuando se quiere indicar que lo que se acaba de citar entre comillas es literal, aunque no lo parezca…)

Pues bien, pese a que se podría pensar que con tan malas referencias del Registro Civil la Audiencia Nacional no le concedería jamás la nacionalidad a este ciudadano, no ha sido así y contra todo pronóstico…¡la Audiencia Nacional le ha concedido la nacionalidad anulando la denegación hecha por la DGRN!

Es realmente sorprendente pero hay algunos motivos por los que en este caso los Magistrados han tomado esa decisión:

1.Uno de los requisitos para la concesión de nacionalidad es la buena conducta cívica y un buen grado de integración.

Precisamente la falta de integración fue el motivo de denegación pero, considera la Audiencia Nacional que estos dos requisitos son difíciles de evaluar y que la Administración no debe decidir sobre ellos de forma arbitraria, es decir, según le parezca en cada caso…

Esto es importante porque invalida la idea de que el Ministerio de Justicia pueda tomarse la licencia de decidir con libertad o arbitrariedad sino que debe examinar cada caso y tomar la decisión más justa en cada situación. Debe evaluar el expediente en su conjunto y razonadamente tomar una decisión.

2.En este caso, por ejemplo, dice la DGRN en la denegación que no estaba suficientemente integrado el ciudadano y que no conocía lo básico del país. Esto le ha sorprendido a la Audiencia Nacional porque lleva 10 años en España, más de 8 de ellos trabajando y por tanto, cree suficientemente integrador este hecho y suponen los Magistrados que en estas condiciones, una persona conoce al menos lo básico del funcionamiento de un país, al menos como lo pueda conocer otro ciudadano español de origen.

3.También ha sido crucial en este caso la sospecha de los Magistrados de la Audiencia Nacional de que se hubiera exigido un conocimiento “excelente” al solicitante. Como no existían pruebas suficientes para demostrar que se le había entrevistado sobre lo “básico” eso les hace dudar de que la integración acreditada por el solicitante no fuera suficiente para concederle la nacionalidad, teniendo en cuenta que se trata de un hombre de nacionalidad marroquí en trámites de matrimonio con otro hombre.

Esto hizo dudar a la Audiencia Nacional de la falta de integración ya que no es habitual esto en un hombre marroquí que respondiera realmente a las características de un extranjero marroquí no integrado.

En definitiva, en caso de recibir una denegación que no sea claramente justificada, merece la pena intentar esta vía del Recurso Contencioso-Administrativo ante la Audiencia Nacional.

Se puede estar de acuerdo o no con las interpretaciones de la Audiencia Nacional pero al menos, existe la posibilidad de exponer el caso y que sea examinado razonadamente, considerando los matices y que la decisión tomada sea más estudiada que la del Ministerio de Justicia.

Por otro lado, es cierto que es posible que después de hacer el recurso y esperar 1 año aproximadamente la sentencia, el resultado no sea el esperado y se deniegue la nacionalidad igualmente por la Audiencia nacional, pero si no se intenta no se sabrá nunca lo que habría decidido en ese caso la Audiencia Nacional.

Si no se hubiera intentado... ¿qué habría pasado con todas las nacionalidades denegadas por el Ministerio de Justicia ?


        SOBRE EL AUTOR

Soy Beatriz Murillo abogada especialista en Extranjería en Madrid. Como abogada ayudo a mis clientes a resolver sus problemas legales y como bloguera comparto información y experiencias con todos mis lectores.

​¡Espero que encuentres algo interesante en el Blog!