Asesoramiento legal online sobre tu caso

Denegación de nacionalidad española por “falta de integración” en España

Hoy voy a tratar el asunto de denegación de nacionalidad española por falta de integración social en la sociedad española de la manera más sincera posible, argumentando el consejo que doy en estos casos a quienes han sufrido o van a sufrir una denegación por este motivo.

"Me ha llegado la denegación de nacionalidad española por falta de integración en la sociedad española, quiero recurrirlo"

Al empezar a escribir sobre esto, que para mi está tan claro he tenido un debate interno sobre aquello de:

¿debo recurrir/demanda si mi cliente cree que tiene razón o debo desanimarle de hacerlo si creo que no tiene esa razón que él cree tener?

Es que, a veces es difícil ver que una persona expone su situación y planteamiento lógico y está convencido de que tiene razón… sólo que se basa en un planteamiento que el Tribunal al que va a pedir justicia no ha valorado de la misma forma o con el mismo enfoque.

Así que, ante esta situación lo que hago es dejarles claro a mis clientes cómo lo veo.

Me gusta ganar así que, evito presentar recursos por vicio.

Si tiene razón, pero a su modo de verlo, se lo digo.  

No por desanimarles sino por guiarles. Evitar que pierdan tiempo y creen expectativas sin base ni probabilidad alguna.

Un ejemplo de esto es el típico caso de denegación de nacionalidad española por falta de integración, según dice la DGRN en la resolución desfavorable de la solicitud.

Y sobre eso voy a escribir hoy mi más sincera opinión para quienes han recibido o recibirán después de años esperando la resolución a su solicitud, con una denegación de nacionalidad española por falta de integración.

Esto se ha estado dando sólo en los expedientes del plan antiguo en los que los solicitantes de nacionalidad española pasaban la (para mi gusto, inaceptable) entrevista en el Registro Civil y se hacía un informe con sus respuestas y el Encargado del Registro Civil indicaba si tal entrevistado era merecedor o no de tan gran honor de convertirse en nuevo español.

Bueno, el caso, sarcasmo a parte, es que ahora las cosas han cambiado y los españoles no tenemos que pasar el bochorno de saber que para conceder una nacionalidad casi se les hace pasar por el tribunal de la Santa Inquisición y simple y limpiamente, superan un examen pautado sobre conocimientos socioculturales de España que se suma al resto de requisitos.

Además, no puedo dejar de comentar que mi opinión personal sobre aquellas entrevistas es que se confundían “nivel cultural” e “interés por la política” (ambos mezclados) con el “nivel de integración”.

Creo firmemente que se podía estar integrado en España sin saber a ciencia cierta cuántos hijos tenía el Rey. Basta con ser republicano, tener otras cosas que hacer y no leer, porque no te interese nada, la prensa rosa.

Pero es una creencia mía.

Jurisprudencialmente no se consideraba así, por eso digo que, menos mal que eso ha cambiado.

Mi consejo de hoy va a ser claro:

Si presentaste nacionalidad en papel, antes de octubre de 2015, pasaste entrevista en el Registro Civil y te han denegado ahora la nacionalidad diciendo que “no se ha acreditado suficiente grado de integración” y se debe a la entrevista que ha sido un desastre, no presentemos recurso.

En ese caso, no gastes dinero y lo peor: tiempo.

Con “no presentemos recurso” me refiero a ninguno de los dos posibles: recurso de reposición y recurso contencioso-administrativo.

Entiendo que puedas no estar conforme con esa conclusión a la que llego por todo lo que he comentado antes de lo atroz de esas entrevistas pero, siendo prácticos y mirando por tus intereses, mi recomendación es que hagas borrón y cuenta nueva.

¿Qué te han valorado injustamente? Sí. Seguramente sí pero… ¿de verdad querrías añadir a eso un año más de espera de una nueva denegación, esta vez, judicial?

No merece la pena.

Presenta una nueva solicitud con el nuevo plan de tramitación electrónica. Haz el examen CCSE y asegúrate, con el resto de requisitos, de que no puedan decir nada esta vez en contra de la concesión.

Eso es lo que creo que es lo más inteligente y franco que puedo recomendarte si te encuentras con una denegación de nacionalidad española por falta de integración.

Puede que te plantees el recurso porque te propongan hacerlo de la siguiente manera: realizando los exámenes del Instituto cervantes, el CCSE y el DELE y aportándolos como prueba de la integración.

Sobre eso, tengo que decir que es una opción fallida, que han sido ya planteada en vía de recurso y que yo nunca he visto con posibilidades de éxito.

Ese intento de presentarlos como prueba o un intento de subsanación de esa “falta de integración” puede sonar bien si no se piensa mucho en ello pero veamos una cosa fundamental en las solicitudes en general y en particular en las de nacionalidad:

EL CUMPLIMIENTO DE LOS REQUISITOS DEBE DARSE EN EL MOMENTO DE LA SOLICITUD.

Si se cumplen después de eso, lo que es obvio que se debe hacer es presentar la solicitud cuando se cumplan las condiciones.

No he comprendido nunca dónde cabe la duda y por qué presentar un recurso así.

Es como si llegaras un día tarde a un sitio donde tenías cita. Has perdido la oportunidad. Tienes que volver a pedir cita. Olvidar la anterior porque simplemente: no cumpliste con lo más básico, que era estar allí.

Sentencia de la Audiencia Nacional desestima recurso contencioso administrativo interpuesto por denegación de nacionalidad española por falta de integración en España aportando los exámenes posteriormente.

Ahora que he contado cómo veo las cosas yo, voy a completarlo con una sentencia de la Audiencia Nacional específica sobre este asunto, que quiero comentar, para que puedas comprobar que lo que escribo, no son sólo divagaciones mías sino que es así.

Mira lo que pasa con los recursos que se presentan es similares condiciones:

En el caso que comento ahora, se ve en la sentencia que se ha tratado de una solicitante de nacionalidad española por residencia de nacionalidad marroquí, casada con un español.

Presentó recurso de reposición aportando los exámenes superados del Instituto Cervantes y bastante tiempo después, recurso contencioso-Administrativo.

Sobre esto del recurso de reposición y el contencioso-administrativo voy a hacer un paréntesis para explicar que, si se presenta recurso de reposición, hay que presentar también recurso contencioso-administrativo para no quedarse esperando indefinidamente una respuesta que puede que nunca llegue o sea demasiado tarde.

Esto es lo que le pasó a esta solicitante de nacionalidad española por residencia.

Le denegaron la nacionalidad por falta de integración ya que el informe del Encargado del Registro era desfavorable, por la impresión que tuvo en la entrevista que le hizo.

El caso es no le respondieron al Recurso de reposición y presentaron recurso contencioso contra la desestimación por silencio administrativo de ese recurso de reposición.

¿Qué significa silencio administrativo?

(Por si no lo conoces aun “silencio administrativo” es el término que pone nombre a la situación en la que el ciudadano hace una solicitud o presenta un recurso contra una resolución Administrativa y la Administración no contesta. Como entendemos que las solicitudes o recursos de los ciudadanos no puede ser que caigan en saco roto o que baste con hacerle oídos sordos hasta que se olvide, se establece en la Ley de procedimiento Administrativo o en la normativa específica de cada asunto, un efecto que producirá el “silencio administrativo”.

Así, que dependiendo del asunto del que se trate, si  la Administración no contesta en plazo puede ser que se establezca que el “silencio” tiene efecto:

A) Estimatorio/positivo:

B) Efecto desestimatorio/negativo)

Lo más interesante de la sentencia son estos dos extractos muy esclarecedores:

“La parte actora fundamenta su pretensión procesal al estimar que la recurrente está suficientemente integrada en la sociedad española, conforme a los condicionamientos que establece la jurisprudencia, alega en su demanda, que la entrevista se efectuó ante el Juzgado de Paz de Mijas y no en el Registro Civil de Fuengirola, que la recurrente habla perfectamente el castellano, lo sabe leer y escribir, está adaptada a la cultura y estilo de vida españoles, solo contestó de forma equivocada a 9 preguntas, ha cotizado a la Seguridad Social durante 5 años, 10 meses y 15 días (Folios 70-71). En el año 2009, contrae matrimonio con Don Anton , español y de profesión guardia civil, tiene dos hijas. Además en el curso del proceso jurisdiccional ha aportado Certificados expedidos por el Instituto Cervantes de CCSE y DELEA2, de fechas 15/07/2016 y 02/08/2016, a los efectos de justificar el suficiente grado de integración en la sociedad española.”

“Por la interesada se ha aportado certificados del Instituto Cervantes de CCSE y DELEA2, de fechas 15/07/2016 y 02/08/2016, que acreditan haber sido declarada apta en las pruebas celebrada en julio y agosto de 2016 de conocimientos constitucionales y socioculturales de España e idioma español, pero, la acreditación del suficiente grado de integración debe realizarse en el expediente que se instruye como consecuencia de la solicitud ( artículo 22.4 del Código Civil ), debiendo recordarse que, en el supuesto de autos, la solicitud se presentó el 24 de enero de 2011, el examen de integración se practicó en la misma fecha de 24 de enero de 2011, y la resolución denegatoria lleva fecha de 14 de junio de 2013, cuando las pruebas superadas se efectuaron en julio y agosto de 2016, y, en segundo termino, estas pruebas se inscriben en el marco del Reglamento, aprobado por Real Decreto 1004/2015, de 6 de noviembre, por el que se regula el procedimiento para la adquisición de la nacionalidad española por residencia, norma que no estaba vigente cuando se tramitó y resolvió el expediente de referencia -rige desde el 8 de noviembre de 2015-, sin perjuicio de los efectos que pueda desplegar con ocasión, en su caso, de una nueva solicitud.”

FALLAMOS DESESTIMAR el recurso contencioso-administrativo interpuesto”( AN R. 0282 / 2016, de 20/09/2017)

Es decir, dan igual los otros datos del expediente (estar casado con español, cotizar, aportar exámenes superados…) en estos casos, se desestiman los recursos y por tanto, lo mejor es volver a presentar, como se debe (cumpliendo todos los requisitos y acreditándolo) solicitud de nacionalidad española por residencia.

Eso es lo que aconsejo hacer en mi despacho y hoy lo comparto en el blog, para todos los que pasen por esa situación de tener que decidir qué hacer.

Creo que en términos de tiempo y dinero merece la pena contar con ayuda de un abogado especializado para tramitar nacionalidad porque aunque no sea formalmente obligatorio, en la práctica, como se ve en casos como este, compensa. Eso sí, debe ser un abogado especializado en la materia y que sea capaz de llevarte la contraria aun a riesgo de perder un cliente, con tal de que no pierdas tu tiempo.

¡Hasta la próxima!

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply: